lunes, 14 de junio de 2010

UN DATO



En 1887 el analfabetismo en Donostia ascendía al 53 %.

sábado, 12 de junio de 2010

TXIKITEO



Visto en un bar del barrio donostiarra de Herrera:

Reglamento del Frente Poteador para EL TXIKITEO:

Art. 1º.- Ausentarse de la cuadrilla cuando se bebe
UN AÑO DE PRISIÓN
Art. 2º.- Abandonar a un compañero cuando lleva TABLÓN
100 AÑOS DE TRABAJOS FORZADOS
Art. 3º.- Romper un garrafón lleno de vino
33 AÑOS AÑOS DEPORTADO
Art. 4º.- Estar de sed y tener dinero en el bolsillo
6 MESES DE CAUTIVIDAD
Art. 5º.- Hablar mal de los que beben
10 AÑOS A PAN Y AGUA
ART. 6º.- No descubrirse ante una barrica de vino
6 AÑOS SACANDO PIEDRAS DEL COLECTOR
Art. 7º.- Beber, no pagar, ser gorrón e irse a casa borracho
CADENA PERPETUA
Art. 8º.- Jurar no beber más
PENA DE MUERTE

miércoles, 2 de junio de 2010

EL FUNICULAR



El Funicular de Donosti (1912) fue el tercero en construirse en España, después de los de Tibidabo (Barcelona) de 1904 y Vallvidrera (Barcelona) de 1906.

Los ingenieros que participaron en el proyecto y en la construcción fueron Emilio Huici y Severiano Goñi.

Su longitud, según pendiente, es de 347,90 metros y cubre un desnivel de 150,96 metros. Tiene una pendiente media del 48,3% y una pendiente máxima del 57%. El ancho de vía es de un metro.

Según el proyecto, la maquinaria de tracción está accionada por un motor de 75 HP, que mueve los coches a una velocidad de 1,5 m/sg. Esto nos da un tiempo de 8 minutos y 42 segundos para todo el recorrido.

LAS INSTALACIONES DEL MONTE IGUELDO



En 1911, en la notaría de Adolfo Sáez Alonso, se constituyó la Sociedad Monte Igueldo con un Capital Social inicial de un millón de pesetas y con su Domicilio Social situado en la Calle Easo, 14.

Los cargos ejecutivos de la Sociedad se repartieron de la siguiente forma:
Presidente..........Eduardo Dupuy
Vicepresidente......Paulino Caballero
Secretario..........José María Azcona
Consejero...........Ángel Galé
Gerente.............Evaristo San Martín

Los terrenos los compraron a la entónces Condesa de Montarco, y también adquirieron los caseríos de la falda del monte Igueldo llamados "Arroka Haundi", "Arroka Txiki" y la borda "Arroka Zarra".

Ese mismo año, en 1911, comenzaron las obras de construcción de la carretera del faro, la vía del funicular, las estaciones superior e inferior y el restaurante situado junto al torreón.

Todo el conjunto inicial constaba de una Sala de Juego, un Gran Salón, un Restaurante, un Teatro y algunas dependencias. Y todo ello se inauguró el 25 de agosto de 1912, día en que el precio del billete de ida y vuelta del funicular costó 50 céntimos. Ese día subieron a Igueldo miles de personas, y se tiene constancia que entre ellas se encontraba el entónces "Príncipe de Asturias" y los "infantitos" que, por cierto, no subieron en funicular sino en automóvil.

Al día siguiente, en "la Voz de Guipúzcoa" se podía leer el siguiente titular: "La vista más bella del mundo". Y a continuación decía: "Magnífico Restaurant de primer órden abierto hasta las doce de la noche y los días festivos hasta la una. Espléndidas terrazas, five o´clock tea".

En 1925 el gobierno de Primo de Rivera prohibió el juego, y fué dos años más tarde, en 1927, cuando la sociedad Monte Igueldo tomó la decisión de construir el Parque de Atracciones que hoy todos conocemos. Viajaron a Sevilla y compraron algunas de las atracciones de la Exposición Iberoamericana que se había inaugurado el 9 de mayo de 1929.
Aquellas atracciones, que hoy todavía seguimos disfrutando, eran las canoas, el laberinto, la montaña suiza y el río misterioso. Estas atracciones se abrieron al público en 1930.

El actual hotel se abrió en 1967.

VICTOR HUGO Y SUS VERDADES



Fue un autor prolífico. Un novelista cosiderado por muchos como el más importante de los escritores románticos en lengua francesa. Y con una vida turbulenta, digna de la época en que vivió.

Pasó unas vacaciones en San Sebastián y en una de sus excursiones conoció, casualmente, un pueblo tan bonito como Pasajes San Juan. Le encantó y decidió pasar una temporada en una habitación alquilada en una casa del pueblo.

En 1843, al referirse a los efectos que habían provocado en Guipúzcoa la primera guerra carlista que tuvo lugar entre los años 1833 y 1839, dejó escrita una de esas sentencias a las que el tiempo termina dando la razón, y que hoy la vemos de irresistible actualidad:

"En España, el camino grande pertenece a la guerra civil de vez en cuando, a los ladrones siempre. Los ladrones son lo corriente".

PSSSSSSS......SU DOBLE MORAL (2ª PARTE)



Tendré que pasar más tiempo en Donosti; cada vez que regreso de mis viajes de trabajo me encuentro con alguna novedad. Al impresentable protagonista de este post y del anterior, me informan, su esposa ya le dió la patada echándole de casa. Ahora vive con su madre.

Y sigue enviándole mails a su ex-amante. Y sigue destrozando el deporte guipuzcoano.

En el plano personal, de nada le sirven sus amigos tan influyentes, entre ellos el conocido en el "mundillo deportivo" como "el 10%". Éste se merece él solito un post. Lo tendrá, tanto que le gusta el protagismo, aúnque le llega en sus horas más bajas.

miércoles, 5 de mayo de 2010

PSSSSSSS......SU DOBLE MORAL



Es uno de nuestros impresentables. Pero no es un impresentable cualquiera. Es uno de esos personajes que, como en la foto que acompaña este texto, oculta su lado oscuro tras una piel de cordero. De alto ejecutivo, en este caso. Por que nuestro protagonista de hoy es un alto dirigente de una organización deportiva regional, y también de una organización deportiva de mayor rango.

Siempre muy pulcro. Muy bien aseado. Muy bien trajeado. Me recuerda a los políticos de la trama valenciana del Gürtel. Pero detrás de esa apariencia y de la importancia de sus cargos esconde su miseria personal. Una miseria que alcanza cotas insospechadas, que de saberse le costarían los cargos que ostenta.

Mira por encima del hombro a todos, incluso a su amante. A su esposa no la mira, directamente la desprecia. Su amante es una donostiarra muy atractiva, y muy conocida en otros tiempos, a la que el paso del tiempo comienza a dejar sus marcas.

Aunque otras marcas le ha dejado él, que hace apenas unas semanas tuvo que ser denunciado por ella. Una discusión en el coche fue el detonante. Hace unos dias ella tuvo que retirar la denuncia. Tal es su influencia.

Si se llegase a conocer, este impresentable comenzaría a conocer el significado de la palabra vergüenza, y a saber lo que es vivir sin las Visas Oro de los cargos de los que presume.

domingo, 2 de mayo de 2010

RAMÓN IRIGOYEN



Corría el año 1877 y en Donosti estaba prohibida la mendicidad. Entónces llegó una curiosa petición al Ayuntamiento Donostiarra:

"Ramón Irigoyen, vecino de esta ciudad y habitante de la calle Churruca, expone: que se haya impedido desde hace seis años sin que por ningún concepto pueda dedicarse a ninguna clase de trabajo, sin que por este motivo haya implorado la caridad pública, no obstante de hallarse necesitado recibiendo solo lo que sin postular buenamente le daban por donde transitaba y en las puertas de las iglesias en donde solía hacer sus oraciones, más como quiera que se le ha prohibido de estar en los indicados sitios, suplica se digne concederle permiso para poder continuar en las puertas de los templos como hasta ahora lo ha hecho, sin pedir limosna, ni molestar a nadie, y si recoge lo que quien quiera darle".

El Ayuntamiento le contestó que estaba prohibida la mendicidad, pero que si lo que se proponía era solamente permanecer en las puertas de la iglesia no necesitaba autorización alguna del Ayuntamiento.

Pero lo más curioso y lo que verdaderamente define a nuestro héroe llega tres años después, cuando en la sección de "Cartas al Director" del Diario de San Sebastián aparece lo siguiente:

"Saliendo ayer de oir misa en la Iglesia de Santa María, repartí limosnas entre los pobres que a la puerta había; y entre las monedas repartidas, había una de oro de cinco duros que fue dada creyendo fuese una de cinco céntimos, ó como le llaman vulgarmente: un perro chico.
Más no he notado su falta hasta que hube de cambiarla, y figurándome la hubiese dado de limosna, pregunté a los pobres que había en la referida iglesia, y en seguida, uno de ellos, que dijo llamarse Ramón Irigoyen, la sacó de su bolsillo y me la entregó, pintándose en su rostro la satisfacción que sentía al hacerlo. A mis reiteradas instancias tomó un duro que le entregué por su cristiano proceder, probando una vez más que bajo el ropaje de la miseria hay corazones nobles
".

Ayyyy....qué tiempos aquellos!!!!

martes, 27 de abril de 2010

Del Cielo Al Infierno




¿Lo recordáis?. ¿Qué hacía, en los años 80 y 90, una persona que se quedaba en paro?: pues montaba un bar. ¿Y qué hacían a últimos de los 90 ó a principios de este siglo?: pues montar una inmobiliaria.

Así comenzó nuestro protagonista. Trabajando para una inmobiliaria, de esas montadas a toda prisa y sin ningún rigor profesional. El único rigor y la única premura que conocían era la de hacer dinero lo más rápido posible.
Pero no era suficiente, y decidió que no quería sólo una parte del pastel. Él, al igual que otros muchos que ya se estaban forrando, merecía el pastel completo. Así que decidió convertirse en promotor.

Y lo hizo. Montó la promotora. Con nombre euskaldún, eso sí, aunque la tierra tan sólo le importase en la medida en que podía explotarla. Además, era la época en que la banca, esos grandes impresentables, financiaba cualquier operación, siempre que hubiese ladrillos por medio. Y no sólo eso, su hermano era el director de una oficina principal de una importante Entidad, en Donosti. Lo tenían, cómo no, todo a su favor. Uno la financiación y el proyecto, y el otro aumentaría la cifra de negocio de su oficina y quién sabe si algo más.

Los dos estaban casados, gastaban buenos y carísimos coches, comían en los mejores restaurantes, esquiaban en Baqueira. Y hasta tenían un barquito. Tenían de todo... menos educación. Pero qué más daba, otros con más títulos y esfuerzo jamás llegarían a donde ellos estaban.

Nuestro promotor no ahorró esfuerzos...y a más de un concejal guipuzcoano lo paseó y le pagó las comidas en los restaurantes y las copas (y algo más) en los puticlubs de Donosti, Tolosa e Irún. Recuerdo a un concejal del interior guipuzcoano que le costó carísimo en una sola noche.

Hoy ni él ni su hermano tienen coche. La promotora ya no existe, a no ser que miremos los ficheros de morosos. El banco prescindió de los servicios del hermano. Y ambos están divorciados.

Y es que el refranero castellano es muy sabio: "Cuando la ruína entra por la puerta, el amor salta por la ventana".

La vida, de una forma o de otra nos da unas lecciones tremendas. De nosotros depende aprovecharlas.

martes, 23 de marzo de 2010

No me alegra por él...pero sí por otros



Hace unos años los veías pedir Moet sentados en las mesas más exclusivas de los más selectos restaurantes ñoñostiarras. Ahora ya no los ves.

Que se jodan!!!. Ahora los ves arrastrar su incultura y falta de ética por los bares de Gros o por los de Amara. Ya no se acercan al Centro tampoco, donde otros de tan mala conciencia y peor calaña que ellos, ya no les abren las puertas.

Hablo de esos promotores inmobiliarios de nuestro territorio, que hemos visto como compraban cada pocos meses un coche nuevo más potente que el anterior y como, prepotentes, compraban voluntades políticas y no políticas, mientras arrasaban con los espacios verdes que se les ponían por delante o con las zonas de costa, turísticas o no.

Les veías con sus enormes puros en sus bocas de mediocres...Hoy alguno no puede fumar ni "Celtas". ¡Cuánto me alegro, pandilla de incultos gilipollas!. Si todas sus consecuencias son como ésta, bienvenida sea la crisis y mil crisis más.

Como ese promotor doméstico que antes vivía mirando a la bahía y ahora tiene que sentar su culo en casa de un familiar...Y del que muy pronto hablaré.